Saltar al contenido
en material reciclado

8 consejos para reciclar desechos cotidianos

Puntualicemos: El término gestión de residuos se refiere al proceso de utilizar la basura como un recurso valioso a través del reciclaje de desechos que no se consideran basura. La gestión de residuos supone el manejo adecuado de los materiales de desecho desde el punto de recogida hasta las instalaciones de descarga en las plantas de tratamiento.

La gestión de residuos incluye, o debería incluir, el cumplimiento de los reglamentos de salud y salubridad públicas y los que se refieren al medio ambiente. Es muy importante este punto porque los desechos pueden resultar muy dañinos para la naturaleza, para las personas y los animales, si no se manejan y procesan adecuadamente.

Desechos nocivos

Los desechos nocivos se convierten en bombas de relojería cuando son potenciales desencadenantes de enfermedades, por ejemplo, cuando llegan a los suministros de agua públicos.

La gestión de residuos se ha vuelto importante para las sociedades y es un asunto fijo en la agenda pública en todo el mundo. A todos los niveles.

Tanto, que los ciudadanos son, por primera vez, en la historia conscientes del papel individual que les toca jugar en los procesos globales. Conscientes de que pueden influir en ellos con acciones locales y domésticas.

A continuación, comparto algunos consejos sobre gestión de residuos que una persona (tú mismo) puedes practicar en casa:

Reciclar con la vista puesta en las estanterías del supermercado

Cuando vayas a comprar a una tienda, asegúrate de comprar productos que puedan reciclarse con sus paquetes o envoltorios. También puedes comprar una bolsa de la compra que puedas usar cada vez que vayas de compras, en lugar de llevar los artículos en una bolsa de plástico.

Usa utensilios de vidrio y de cerámica reutilizables en casa

Esto reducirá los desechos de plástico innecesarios que acaban en tu basura familiar cada día.

Restos de comida bien guardados

Si tiene restos de comida, asegúrate de guardarlos en recipientes reutilizables en lugar de usar bolsas de plástico o recipientes de poliestireno.

Clasifica tu basura

Cuando almacenes la basura, asegúrate de clasificarla en materiales reciclables y no reciclables. Las empresas que llevan a cabo la gestión de residuos proporcionan contenedores de basura compartimentados, que se pueden utilizar para mantener separados los diferentes residuos reciclables y orgánicos. Algo que facilita su reciclaje.

Planifica compras grandes con un criterio verde

Planifica con anticipación la adquisición de tus productos básicos también cuando vayas de compras. Si compras lotes grandes de productos, te llevarás a casa menos cajas y paquetes individuales. Almacenar paquetes individuales va en la dirección contraria a la protección del medioambiente.

Composta en tu jardín

Enriquece los suelos de tu jardín con compostaje elaborado a partir de los desechos orgánicos de tu hogar. El compostaje ayuda, indirectamente a reducir las escorrentías de agua. Está demostrado.

No abandones nada en tu sótano o garaje

Los artículos domésticos que se almacenan garajes o los sótanos de las viviendas durante periodos muy largos dañan fácilmente con el agua, con la acción de los insectos o con afecciones como el moho.

Circunstancia que los vuelve inutilizables con el tiempo. Para evitar acumularlos como basura desechable, puedes donarlos o incluso venderlos a quienes los necesites y estén dispuestos a comprarlos.

Saca la creatividad que llevas dentro

Si tienes botellas de vidrio que no usas, puedes convertirlas en hermosas manualidades para decorar tu hogar. Algunas personas usan estas botellas para cultivar flores en ellas, mientras que otras encontrarán videos instructivos en Internet sobre como pueden decorarlas y venderlas como manualidades.

Cuando los residuos se gestionan correctamente, la protección del medio ambiente entra en modo automático.

 

«Deja que la naturaleza haga su trabajo, recicla».

Sergio Suárez, CEO de Enmaterialreciclado.