Saltar al contenido
en material reciclado

¿Cómo se reciclan las latas?

Te contamos cómo se reciclan las latas de refrescos. Muchos de los productos alimenticios y de bebidas que compramos se envasan en latas hechas de aluminio o acero o de ambos materiales se pueden reciclar después de que hayamos terminado con ellos para fabricar latas nuevas u otros productos.

El reciclaje de aluminio utiliza sólo alrededor del 5% de la energía y de las emisiones contaminantes necesarias para fabricarlo a partir de la materia prima de bauxita. El metal puede reciclarse una y otra vez sin pérdida de propiedades, por lo que adquirir el hábito de reciclaje del aluminio es una de las mejores acciones con las que podemos comprometernos para cuidar del medio ambiente.

Los aceros también se pueden reciclar una y otra vez sin que haya pérdida de calidad. Sólo con reciclar nuestras latas de acero podemos evitar el gasto de combustibles fósiles no renovables, reducir el consumo de energía y la emisión de gases como el dióxido de carbono a la atmósfera.

¿Cómo se reciclan las latas de aluminio y las de acero?

Latas de aluminio

  • Las latas de aluminio se trituran, eliminando cualquier recubrimiento de color.
  • Luego se derriten en un gran horno.
  • El metal fundido se vierte en lingotes para fraguar. De cada lingote se puede hacer en alrededor de 1,5 millones de latas.
  • El papel de aluminio es una aleación diferente y, por lo general, se recicla por separado con otros desechos de aluminio para fabricar elementos de fundición, como componentes de los motores, que ayudan a hacer los vehículos más ligeros y más eficientes energéticamente.

Latas de acero

  • Las latas de acero se colocan en el horno donde se les agregan hierro fundido.
  • El oxígeno se inyecta en el horno que se calienta a unos 1.700 °C.
  • El metal líquido se vierte en un molde para formar grandes piezas que luego se enrollan en bobinas.
  • Estas bobinas se utilizan para fabricar todo tipo de productos de acero, como bicicletas, automóviles, puentes, clips de papel o incluso nuevas latas de comida y de bebida.
reciclaje de latas
Reciclaje de latas.

Impacto medioambiental

Aluminio

El material de aluminio es un recurso que constituye alrededor del 8% de la corteza terrestre. Se extrae de la bauxita, que contiene el compuesto de alúmina mediante un proceso electrolítico intensivo que supone un gran gasto de energía. Cuatro toneladas de bauxita contienen dos toneladas de alúmina, que produce una tonelada del valioso aluminio. El metal se utiliza en edificios, en elementos relacionados con el transporte y en otras aplicaciones industriales, así como en embalajes.

El aluminio es el material más rentable para reciclar, debido a los enormes ahorros de energía que supone su recuperación, hasta un 95%. Además, se pueden fundir y usar una y otra vez. Por esta razón, el reciclaje es parte del ciclo de vida normal de los grandes productos industriales creados con este material: alrededor del 75% de todo el aluminio fabricado desde siempre todavía está en circulación.

Reciclar 1 kg de aluminio ahorra hasta:

  • 6kg de bauxita.
  • 4 kg de productos químicos.
  • 14 kilovatios de electricidad.

Acero

El acero está hecho de uno de los recursos naturales más comunes de la tierra, el mineral de hierro, así como de piedra caliza y el carbón. La extracción de estas materias primas y el proceso de producción involucrado en la fabricación de acero tienen un gran impacto ambiental. El proceso no sólo requiere grandes cantidades de energía, sino que también se desperdician materias primas durante la minería. Por otro lado, el proceso de producción también produce desechos y emisiones no deseadas.

El acero puede reciclarse una y otra vez sin pérdida de calidad, por lo que simplemente reciclando nuestro acero podemos:

  • Conservar combustibles fósiles no renovables.
  • Reducir el consumo de energía.
  • Reducir la cantidad de materias primas que se desperdician.
  • Reducir la emisión de gases como el dióxido de carbono a la atmósfera.
reciclado de latas de refrescos
Latas de refrescos preparadas para ser recicladas.

Problemas y planteamientos

Tanto el aluminio como el acero son fáciles de reciclar y existen grandes beneficios medioambientales para hacerlo; sin embargo, muchas latas todavía van al vertedero. Si reciclamos más latas, podemos reducir la cantidad de materias primas necesarias para producir nuevos productos.

Consejos

Recuerda reciclar latas de bebidas cuando estés fuera de casa, en el trabajo, mientras viajas o en lugares deportivos y de ocio. Si no puedes encontrar un contenedor de reciclaje, llévatelas a casa y recíclalas más tarde.

Enjuaga las latas de comida con las sobras de agua de lavado antes de que el residuo tenga la posibilidad de secarse, ¡requerirá mucho menos esfuerzo!

Consulta un mapa de servicios de reciclaje para ver qué puedes reciclar en tu zona.

Otros datos del reciclado del acero y del aluminio

Las latas de aluminio para bebidas generalmente se reciclan en lingotes en plantas especiales de ‘circuito cerrado’. Este es el último proceso de reciclaje se realiza alcanzar la eficiencia ambiental y las latas usadas a menudo se reciclan, se convierten en latas nuevas, se llenan y se vuelven a colocar en el estante en solo seis semanas.

El aluminio y otros tipos de aluminio generalmente se reciclan con otros desechos de aluminio, como marcos de ventanas y señales de tráfico y como te decía, también se incorporan a los componentes del motor para los vehículos, lo que los hace más ligeros y más eficientes en el gasto de combustible.

El acero reciclado se puede transformarse en una increíble variedad de productos que incluyen:

  • Cuadros de bicicleta.
  • Tubería.
  • Vías de tren.
  • Cascos de barcos.
  • Coches.
  • Puentes.
  • Clips de papel.
  • Latas de comida y de bebidas.

El acero puede reciclarse infinitamente y debido a que es un material ampliamente utilizado, los tipos de usos posibles son infinitos.

«No dejes para mañana lo que puedas reciclar hoy».

Sergio Suárez. Enmaterialreciclado.